La Búsqueda de la Libertad

Oct 16, 2013 by

En este momento de mi vida llevaba 5 años de relación con Pedro de los cuales 6 meses fueron viviendo juntos, con el tiempo me di cuenta que estaba con él por dependencia emocional y económica y aunque él me brindaba cierta protección no me sentía un ser libre. Estaba dormida en la casa que vivía con Pedro y estaba soñando lo mismo, que estaba dormida en la casa que vivía con Pedro, de pronto soñé que despertaba y al abrir los ojos y caminar un poco por el departamento observé que casi todas las cosas del departamento estaban flotando en toda la casa, ropa, trastes, muebles pequeños, etc., después de un rato me di cuenta que incluso había algunas cosas (como mi ropa interior) que estaban en otros departamentos del mismo edificio. Me sentí sumamente angustiada porque no sabía donde estaba cada cosa y hasta lo más básico estaba fuera de lugar, en sitios realmente alucinantes, la situación estaba fuera de control, nada estaba en su lugar, todo lo mío volaba o estaba guardado en cajones que ni eran míos. Sin embargo, dentro de la angustia empecé a tratar de encontrar al menos lo que necesitaba para vestirme, fue cuando me di cuenta que había ropa mía en otros departamentos y hasta subía o bajaba a los demás departamentos para encontrar lo que necesitaba.

Después de un rato, me cansé de querer encontrar todas las cosas que necesitaba así que me senté en la sala y en un instante ya estaba con dos niñas que eran igualitas a mi cuando era niña, tenía una cada lado, y mientras una me convencía de quedarme con Pedro porque era bueno, fiel, me convenía económicamente y nunca me faltaría nada, la otra me decía que no era bueno, que sólo me daba las cosas para obtener algo mío a cambio, como mi fidelidad y cuidados, pero no le gustaban mis opiniones y algunas de las cosas que me gustaba hacer, que eso era como vivir en una especie de prisión y así nunca iba a ser yo, a divertirme y conocer todo lo que quería conocer. Yo no sabía a cual de las dos chiquillas hacer caso, ninguna de las dos predominaba, ellas también estaban espantadas y decían las cosas en forma desesperada, las opiniones que yo tenía en mi forma adulta estaban partidas en dos, ambas tenían algo de razón y el sentimiento de estar partida me dolía y angustiaba mucho, no sabía qué hacer ni a quién dar la razón.

Interpretación

Hay sueños como éste en el que la paciente está dormida y está soñando estar dormida. El significado simbólico de este sueño es que una parte del soñante está viviendo en el mundo de la ilusión y no en el mundo de la realidad, pero cuando en el mismo sueño despierta, significa un despertar en la conciencia, o sea que el soñante vivía como en un sueño y ahora ya se está dando cuenta de la realidad.

Cuando se sueña que nuestras cosas están volando implica que necesitamos poner los pies en la tierra, como quien dice aterrizar y ver lo que realmente está sucediendo.

El hecho de que las cosas de la soñante estuvieran en diferentes lugares del edificio significa la necesidad de poner su vida en orden, y el que sus cosas estuvieran guardadas en cajones que no eran suyos significa que está tomando una vida prestada, que no es la suya. Que quizá las metas, objetivos e incluso deseos, no son sus propios deseos.

Esta soñante está teniendo una crisis de identidad, dónde ya no sabe qué es lo que ella misma quiere, cuáles son sus metas, sus objetivos, sus gustos y sus necesidades. Esto le ocurre mucho a las personalidades a las que se les llama codependientes. Esta personalidad deja de verse a sí misma y se pierde en el otro, en la pareja, en el amigo, en el hijo y empieza a vivir su propia vida a través del otro. Es una personalidad donde lo importante es resolver las necesidades de los demás y nunca ver las propias, para no sentir la angustia de la insatisfacción de las propias necesidades, del enorme olvido de sí mismo. Esto es lo que representa el tener ropa en los diferentes departamentos de su edificio. Aquí la necesidad es no tener necesidad ¿Qué significa esto?  Que el en esta estructura de carácter se alucina que no necesita nada y utilizar el omnipotente “no te necesito”. Así que la soñante sube y baja a todos departamentos resolviendo las necesidades de todos sus seres queridos para no ver las propias.

Es así cuando al darse cuenta de que la necesidad no estaba satisfecha finalmente se sienta y se da cuenta de la dualidad. Una de sus chiquillas quería depender de su pareja, que es la otra cara de la codependencia, justamente la dependencia, el miedo a la libertad, y la otra chiquilla podía ver claramente el precio a pagar de la dependencia, que es la insatisfacción y la falta de libertad. Las dos partes pesaban lo mismo y ambas tenían miedo. El observador, al que la soñante simboliza como su adulto, es otra parte de sí misma, que sabe cuál de las dos tiene razón y quizá piensa que ambas tienen razón porque desde el punto de vista de cada una de estas partes, los sentimientos son verdaderos.

Sin embargo, la decisión real no está en dejar a Pedro, sino en llevar a la conciencia su codependencia y su dependencia, para poder estar con la pareja que la soñante elija, pero sosteniéndose en sus dos pies propios, con una vida propia, con ideas propias, objetivos, metas, gustos y deseos propios, o lo que es lo mismo recuperarse a sí misma y estar en su poder y vivir en libertad.

Poco tiempo después, al decidir terminar con Pedro, la misma soñante tuvo el siguiente sueño, que es la continuación del sueño anterior.

Related Posts

Share This

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *