La sanación energética

Oct 19, 2013 by

Sanación EnergéticaLa sanación es una extensión de la terapia dado que llega a todas las dimensiones del cuerpo y del alma.

El cuerpo humano está conformado también por un campo energético que aunque no puedes ver a simple vista, si te concentras y meditas, y sobre todo si sabes que está allí, puedes lograr  percibir. Este campo energético puede describirse como un cuerpo luminoso que rodea al cuerpo físico y emite su propia radiciación a la que se llama el aura. El aura es ese resplandor que se puede observar alrededor de tu cuerpo y que según lo que estés viviendo en ese momento cambia de vibración. Cada diferente vibración tiene una diferente velocidad y por lo tanto se percibe de diferente color.

Desde la perspectiva de nosotros los sanadores, la enfermedad, tanto física como emocional, se presenta como resultado de un desequilibrio. Este desequilibrio surge de olvidar lo que realmente eres. Al olvidar quien eres se crean pensamientos y acciones que te llevan a tener un estilo de vida determinado y a realizar algunas acciones poco saludables. El propio trastorno es la señal de que estás olvidando tu verdadero yo. Así que la falta de salud física y emocional puede comprenderse como una lección para regresar a la verdadera esencia de tu ser.

La entrada y la salida de energía se realizan mediante lo que se denomina como chakras. Los chakras tienen la forma de embudo,  ese embudo tiene una especie de vórtices, que a simple vista parecen resortes, como los de tu colchón, y que al igual que en tu colchón, a veces se desgastan, se doblan, o se botan dejando de tener u función de metabolizar la energía y por tanto nos enfermamos o nos sentimos mal donde la función de los sanadores es restructurarlos para que hagan su trabajo apropiadamente.

Los principales chakras están ubicados en 7 puntos estratégicos del cuerpo humano. El primero está en la base, es color rojo y rige a la columna vertebral y a los riñones. El segundo está en el sacro, es color naranja y rige al sistema reproductivo, el tercero está en el plexo solar, es amarillo y rige al estómago, el hígado, la vesícula y el sistema nervioso. El cuarto está en el corazón, es verde y rige al corazón, la sangre, el sistema circulatorio y el nervio vago. El quinto se ubica en la garganta, es azul, y rige el área bronquial las cuerdas vocales, los pulmones y el canal alimenticio. El sexto está en la frente, es color índigo y rige la parte inferior del cerebro, el ojo izquierdo, los oídos, la nariz y el sistema nervioso. El séptimo está en la corona, es color violeta o blanco y rige la parte superior del cerebro y el ojo derecho.

Cuando estos chakras están abiertos significa que estamos metabolizando mucha energía del campo universal a través de ellos y también significa que estamos dejando fluir y de alguna forma reconciliándonos con toda aquella consciencia que se asocia con esta energía que fluye a través de nosotros. Esa es una excelente señal de salud física emocional y de la posibilidad de lograr adquirir el conocimiento que el universo pone frente a nosotros en todas sus modalidades.

Cada uno de los chakras tiene una función psicológica asociada.

Los centros mentales nos ayudan a la integración de la personalidad total con la vida y los aspectos espirituales de la humanidad. Nuestra capacidad de visualizar y comprender conceptos mentales y la posibilidad de llevar nuestras ideas a la práctica.

Los centros relacionados con la voluntad nos sirven para tener un sentido de lo que soy yo dentro de la sociedad y en nuestra vida profesional, también nos dan fuerza de voluntad y la fuerza para lidiar con el mundo exterior, nuestra capacidad para sanarnos a nosotros mismos y nuestra intencionalidad hacia nuestra salud, así como también la cantidad de energía sexual y la energía física y nuestro deseo de vivir.

Los centros relacionados con las emociones nos permiten asimilar y aceptar, tener sentimientos de amor y estar abiertos a otros seres humanos, tener placer, capacidad de expansión, sabiduría espiritual y consciencia de la universalidad de la vida. Te permite saber quién eres dentro del universo. También nos permite poder contener la calidad del amor, y poder dar y recibir placer físico, mental y espiritual.

En pocas palabras mi trabajo trata de conjuntar técnicas psicológicas, energéticas y espirituales para ayudar a los individuos a recordar quiénes son, dejar de vivir en la máscara y así lograr la salud física, emocional y espiritual.

Blanca Pando

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *